martes, 6 de septiembre de 2011

Diario de verano 31

Y en un tiempo que me vendría bastante bien aislarme ,irme a un lugar perdido donde nadie me encontrase, que solo yo pudiera encontrar el descanso y la tranquilidad... justo ahí es cuando termina el verano, cuando ves la luz de las sirenas y despiertas. Cuando te das cuenta de muchas cosas y sobre todo de una, de la REALIDAD, que todo ese tiempo, el verano, solo es un tiempo apartado de todo, al que no te puedes acostumbrar ( que es lo que todos hacemos y de ahí vienen después las depresiones post-vacaciones). Lo que vives durante estos meses no es verdad, es solo un descanso del trabajo, la rutina, pero siempre deberás tener en cuenta que terminará y es a lo que estoy llegando ahora. 
Entre muchas otras cosas (como la mentira ;)) ... odio la rutina, no la soporto y ... una de mis preocupaciones ahora es el hacer todos los días exactamente lo mismo (¡ah! con exámenes entre medio para amenizarlo todo). Así que... aquí os dejo este post "positivo", para que despertéis de la hibernación del verano y os deis cuenta de lo que viene... otro estupendo curso de rutina, exámenes, deberes y profesores insoportables. ¡Menos mal que es el último! Al año que viene... la universidad, por lo menos... no empezaré deprimida por la rutina...

I have to break free
I've got to unwind
I've got to believe
...
and I got to make a new start

No hay comentarios:

Publicar un comentario