viernes, 5 de agosto de 2011

Diario de verano 21

Después de unos diitas de relax y descanso cada vez me voy haciendo más a la idea de que todo lo bueno termina y que para pena de casi todos... más rápido de lo que lo haría algo insoportable. 
Acostumbrarse a lo bueno es muy fácil, pero... no lo es tanto a lo difícil y malo; así que hay que ir mentalizándose de que todo no dura eternamente, ni siquiera la vida. 
Aceptar los finales es difícil, igual que lo es el pensar en el fin del verano y el comienzo del curso, o el no poderte tener aquí todos los días que quiera. Pero todo se puede afrontar, con una gran sonrisa y pensando que soy afortunada de tener todo lo que tengo. Que las pegas... son insignificantes y casi ya por vicio porque no debería quejarme de nada. Simplemente aprovecharé bien estos días que me quedan para pasarlos junto a ti y para poder recordarlos después. ♥ 
Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario